Archive for the Mi Vida en Uganda Category

Vuelta a Casa

Posted in Mi Vida en Uganda on mayo 21, 2012 by risketo

La jornada comenzó según lo previsto. Las lágrimas se hacen imparables cuando te separas de alguien a quien quieres tanto.

Richard nos lleva al aeropuerto y yo no dejo de mirar por la ventana. Sé que echaré de menos las calles del país, la vida que se respira en ellas, la luz del atardecer, la música, la gente.

Llegamos al aeropuerto y pasamos el control de pasaportes sin problemas. A la hora de facturar, último ejemplo de la calidez ugandesa y buena conversación con la persona que me atendió.

Tras una larga espera amenizada con la última cerveza Nile Special, monto en el avión. De acompañante un holandés que se dedica a la agricultura a gran escala. Intercambiamos opiniones hasta que comienza a entrar el sueño.

Debido a los nervios de la vuelta, no pegué ojo en el vuelo. Vi la película el Discurso del Rey y anduve escuchando música francesa.

A las 06:30 de la mañana llego a Ámsterdam. Hasta las 09:30 no sale el vuelo a Madrid. Cada vez más cerca.

Alrededor de las 12:30 y tras dos horas y media de vuelo, reencuentro con mi hermano, Silvia y Patricia. No hubo lágrimas, algo que si se pensaba, pero la alegría se nota en cada poro.

La sorpresa se acerca. Tanto mi madre como mi padre no sabían que volvía tan pronto así que el momento iba a ser inolvidable.

14:30 de la tarde. Mi madre que sale del baño en el cual se metió por orden de mi hermano, sale del mismo pero no mira para donde yo estoy. La pego un grito y veo esa inmensa felicidad en sus ojos. Nervios, preguntas y lágrimas.

Mi padre trabajaba así que hasta las 23:30 de la noche no recibiría su sorpresa. Escondido en mi habitación, le hacen entrar, enciende la luz y ahí me ve. Los mismos ojos de inmensa felicidad. Abrazos.

Es hora de echar la vista atrás, hacer memoria y preguntarse que tal ha ido la vida en Uganda.

Llegué aquí, mi primera vez en África. Llegué sólo y en menos de un mes me sentí adaptado por completo. Me encantaba caminar por la calle, ir en el coche y observar la vida que me rodeaba, pararme y hablar con la gente, ya fuera un conductor de boda boda, el frutero de la esquina, un cura o un niño pequeño.

Tengo que decir (aunque suene a típico) que Uganda me ha cambiado en muchos aspectos (y no solo porque haya perdido mucho peso) y todos de gran importancia para mi vida futura. No volveré a ser el mismo, el José de antes no volverá.

He aprendido que se puede vivir con menos y ser igual, o incluso, más feliz. Puedo vivir sin electricidad, duchándome con agua fría, hacer la colada a mano, vivir sin ADSL, sin videoconsola, sin ir al cine, sin ir a conciertos o festivales.

Todos los aparatos que tenemos en el ¨norte¨, nos hacen la vida más fácil, no lo voy a negar, pero cuando vives sin ellos te das cuenta que, aunque mas ardua, la vida sigue siendo posible.

Me di cuenta que la familia es importante (aunque seas bastante independiente, como yo lo soy) cada día de tu vida. He aprendido que tienes que saber prestarla atención, cuidarla, mimarla. Lo mismo puedo decir de los amigos (que, por suerte, no me faltan)

Creo que me he vuelto más humilde, necesito menos cosas para ser feliz.

No obstante, también soy crítico y todo lo que he visto no me ha gustado de este país. Creo que uno debe de ser critico, saber ver lo bueno y lo malo, no idealizar demasiado.

Odio que vean a un muzungu y se piensen que somos ricos, que intenten aprovecharse de ti alguna vez que otra (ya sea un policía parándote o un ¨amigo¨ saliendo contigo de fiesta y esperando que pagues tu todo). Tengo que decir que no me gusta la comida ugandesa con su matooke todos los días, su arroz sin sabor, su posho.

Odio la postura que los ugandeses tienen en relación a la homosexualidad, el machismo que existe en la Uganda de a pie.

Me voy sin entender como ir de la mano con tu pareja o besarla en mitad de la calle es visto como algo excepcional y extraño. Es una manera de expresar el cariño que tienes hacia una persona querida, no hay nada de malo en ello.

No obstante, lo positivo ha vencido a lo negativo. Nunca olvidaré a Mammy Maganjo y a Bosco que durante más de un mes me trataron como de la familia, no olvidaré el trato que recibí en Kalisizo (Masaka), no podré olvidar a Peter y a sus hijas, no podré olvidar a Winnie, Safina o Carol que han cocinado para mi durante más de 5 meses, no olvidaré a Shakeem, el hijo de Carol, como tampoco podré olvidar a mis niños del cole que visité en Maganjo o a Hilaria y Georgi, no olvidaré a Becky, Tash o a Yvonne, la amabilidad con la que nos atiende Prossy en Edma Country Club, el té con Monica y su familia, las conversaciones en los taxis o en mitad de la calle tras un How are you Muzungu?.

No podré olvidar que gracias a Uganda conocí a Sam, una de las personas más maravillosas que he conocido en toda mi vida. (Espero verte pronto colega ya sea en Alaska o en España)

Echaré de menos esa sensación de salir de casa y recibir miles de Hello Muzungu! Cuando voy a coger el taxi, poner dinero en el móvil, comprar un chappati o dar un paseo. La dulce voz de los niños interesándose por ti, esa mirada llena de experiencia de un abuelo que se cruza contigo y te saluda con solemnidad.

Echo la vista atrás y me siento orgulloso de mí. Me adapté rápido a un país y una cultura que no es la mía pero lo que más me enorgullece es que, salvo raras excepciones, el resto de mi tiempo aquí he vivido como un ugandés más.

He utilizado el transporte público, sufriendo los baches de la carretera, he andado la ciudad, sufriendo el polvo que la habita, aunque no me ha gustado, he comido su comida, sintiendo lo que ellos sienten, he vivido sin luz días y días, me he duchado con agua fría muchas veces, me han picado los mosquitos.

No se puede decir de mí que he vivido alejado de la realidad ugandesa y, como dije anteriormente, eso es lo que mas me enorgullece.

Pienso que no vives un país si no te mezclas con la gente, si no la tratas. No conoces sus pensamientos o sus sentimientos hasta que llevas la misma vida que ellos (salvando las distancias en mi caso, tampoco seamos hipócritas), disfrutando de lo mismo, sufriendo lo mismo.

Hay gente que llega a un país, les recogen en el aeropuerto, les dejan en un Resort de lujo con una playa privada, pasan una semana o dos allí, luego vuelven al aeropuerto y a sus respectivos hogares y aún dicen que han estado en Uganda, Cuba o cualquiera sea el país.

He querido ser parte de este país y aunque no puedo decir que haya sufrido lo mismo que una familia típica ugandesa, si puedo decir que he intentado por todos los miedos experimentar lo que significa vivir en este país y creo, sinceramente, que lo he conseguido.

Toca despedirse.

No sé que pasará con mi vida. No sé si dentro de un tiempo cambiaré el nombre del blog  y se llamará un pelirrojo en la india, en Pakistan, en Bolivia o en Namibia. No sé si acabaré en Europa o en Estados Unidos, no sé si trabajaré en una ONG, Fundación o empresa que no tenga nada que ver con la cooperación.

El tiempo pondrá las cosas en su sitio, aunque no sea el correcto para mí.

Para mi fue un placer escribir este blog, espero que para vosotros fuera leerlo pero no os penséis que dejaré de escribir. Al igual que yo me he enfocado, voy a re-enfocar este blog y mientras que esté en España, seguiré escribiendo sobre temas africanos y de cooperación.

Un consejo: Nunca dejéis de Enfocaros en aquello que queréis. Sea lo que sea.

Enfocado

21-05-2012

UNO en Mbarara

Posted in Mi Vida en Uganda on marzo 22, 2012 by risketo

Oliotya!

Tras mi incidente con el pasaporte (podéis leerlo en mi entrada Ilegal en África) decidí no estropear el viaje, arriesgarme e irme al sur con Hugo y Diego.

El martes 6 Marzo, el conductor-guía de Queen Elizabeth nos acercó hasta Mbarara. En el trayecto de Kasese a Mbarara pude disfrutar de los maravillosos paisajes que el sur del país nos brindó. No podré olvidar lo espectaculares que resultaron las plantaciones de té, con sus diferentes tonos de verde y su gran inmensidad.

A las 11:30 llegamos a la estación de autobuses de Mbarara. No gran diferencia con la de Kampala. Un gran descampado, con tiendas y restaurantes desperdigados por el mismo.

El autobús hacia Kabale sale a las 12:30. Bueno, tenemos una hora (eso pensamos).

Compramos los billetes en la oficina y nos quedamos en la misma. Los primeros momentos los paso hablando con la gente local, a la que le hacia mucha gracia que un muzungu supiera hablar un poco de idioma local.

Se va acercando la hora de subir al autobús pero solo hay un problema, el autobús no está. Compramos unos chapatti, una botella de coca cola que mezclamos con el vino que le dieron a estos en el avión, y nos montamos un pic nic en la oficina: Chapatti, embutido español y calimocho en mitad de Uganda. Con dos h….

Terminamos de comer y el bus que no llega. Sacamos las cartas y comenzamos a jugar al UNO, podemos decir que fue el juego oficial del viaje de Hugo y Diego a Uganda.

Gano la primera partida. Pierdo la segunda la partida y en mitad de la tercera, todo el mundo corriendo porque ha llegado el autobús. Guardamos las cartas, cogemos las mochilas, no olvidamos el calimocho, y pitando hacia el autobús.

Al llegar al Autobús: CAOS

Diego y Hugo que no pueden dejar las mochilas en la parte de abajo del bus y suben con ellas, si pensamos que íbamos a ir sentados, esa idea se nos quitó en 5 segundos, lo que tardamos en ver que nadie se movía de sus asientos y encima subía más gente.

Lo que vino después fueron gritos y nervios. Los no muzungus que gritaban a los muzungus, ¨tirar hacia adelante¨ y Hugo diciendo ¨que no hay sitio¨.

El autobús se pone en marcha. Hugo y Diego, de pie, 5 metros delante de mía. Yo, en la parte de atrás del bus, sentado en un barreño dado la vuelta (como se quejó mi culo) pero se lo agradezco dándole una piruleta que tenía en el bolsillo.

Para más tristeza, debido al caos reinante, la botella de calimocho desapareció. Pero la esperanza es lo último que se pierde y tras unos minutos, la botella aparece rodando por el suelo del autobús, Diego y Hugo se la toman a mi salud.

Tras el calimocho, llega la suerte. Una hora después de comenzar el viaje, la gente comienza a bajarse del bus. Conseguimos sitio y hacemos el resto del trayecto sentados.

VIVA EL UNO

VIVA EL CALIMOCHO

VIVA LOS AUTOBUSES EN UGANDA

Enfocando(ME!)*

22-03-2011

Lecciones de hipocresía: Corrupción en Uganda

Posted in Mi Vida en Uganda on marzo 18, 2012 by risketo

A todos se nos llena la boca cuando hablamos de la corrupción que sufre África en general. La analizamos, la criticamos, la vemos como uno de las causas de la situación pésima que sufre el continente.

Estado en Uganda, he observado como la corrupción es parte de la vida diaria del país, como se trata en los medios de comunicación, como, cada persona, más o menos la practica.

Lo más gracioso (si es que se puede tachar de gracioso) es que los muzungus, aquéllos que vienen a dar lecciones de gobernanza y democracia, somos los primeros que nos aprovechamos de este sistema tan corrupto y que tanto detestamos (cara a la galería).

Dos ejemplos (cuyo protagonista soy yo)

El primero lo traté en mi entrada Ilegal en África. Si no llega a ser porque Peter tiene una amiga en inmigración, no consigo el sello de tres meses (válido de Enero a Marzo) con lo que hubiera tenido que pagar más de 3000 dólares de multa.

El segundo de los ejemplos, ocurrió el Sábado 10 Marzo. Sam (conducía), Isa y yo, íbamos a Kampala a recoger a Diego y Hugo para pasar el día juntos.

Necesitábamos gasolina así que Sam tuerce para meterse en la gasolinera. Lo malo es que eligió la entrada incorrecta, una boda boda se estrella contra el coche, el conductor y el acompañante salen volando.

En ese instante, salgo del coche, me preocupo por el estado de la gente de la moto. Lo primero que dicen: NO POLICE, NO POLICE, NO POLICE. Nosotros tampoco queríamos policía. Sam con el Carnet en USA, con el pasaporte en casa y encima la culpa del accidente fue nuestra.

Como aquí la gente parece que no tiene otra cosa que hacer, se acercan a ver lo que ha ocurrido. ¿Cuánto dinero? 300.000 Chelines (100 Euros) ¨¿Cómo?¨, les digo. No tenemos dinero aquí, mis amigos van a casa, cogen dinero y vuelven. Yo me quedo aquí con vosotros.

Los nervios que iban en aumento. Mirando que no viniera la policía, preocupado (creo que éramos los únicos que lo estábamos) por el estado de los accidentados y viendo como venía más gente, hablaban en luganda e, incluso, dos de ellos se metieron en el coche.

Tras instantes de espera, viene un hombre. ¨Alguien avisó a la policía. Dile a tus amigos que no paren aquí, que paren un poco más adelante¨. Eso les digo, pero el coche se queda sin gasolina y para en vez de más adelante, mas atrás.

Voy con el hermano del accidentado. Regatemos: 300.000. No, 200.000. No, te dije 300.000. De repente, se acerca un policía, le digo al hermano del accidentado que se vaya. El coche se quedó parado a 10 metros de una comisaria de policía.

Preguntas, Preguntas, Preguntas. Averiguan que hemos tenido un accidente. A tomar declaración.

Yo estaba muy nervioso y preocupado (no por mí sino por Sam que era el que conducía). El policía le toma declaración y le dice que ha provocado un accidente, no tiene carnet válido para conducir por el país y esta sin pasaporte. Toman parte del asunto y tienen que llevarlo a juzgado. Yo que lo escucho y no me lo puedo creer.

Peter vino al rato y habló con los policías. Tras unos interminables minutos, nos piden 300.000 por olvidar el tema.

Le damos el dinero, ponemos cara de niños buenos y nos vamos.

No seré yo, en mucho tiempo, quien critique la corrupción de los sistemas africanos. Me he beneficiado de el dos veces en menos de un mes.

¡Vaya mesecito!

Enfocando(ME!)*

18-03-2012

Ilegal en África

Posted in Mi Vida en Uganda on marzo 16, 2012 by risketo

Lunes 5 Marzo de 2012. Kasese, Uganda. Nos dirigíamos a visitar un grupo de mujeres en Kagando, en la frontera con el Congo. Nos para la policía. Control de pasaportes. El de inmigración que mira mi pasaporte y dice: ¨Este pasaporte no está correcto¨, ¨ ¿Cómo? Tengo un visado de un año¨, comienza el calvario:

-          Tienes un visado de múltiple entrada de un año si, pero en el sello te dieron validez para un mes. Llevas 5 meses de manera ilegal en Uganda.

-          ¿Cómo dice? Hablé con la embajada de Uganda en París, le comenté mis planes y me dijeron que tenía que hacer lo que he hecho.

-          No pongas excusas de menor de edad. Tienes que quedarte con nosotros mientras tus amigos van a recoger sus pasaportes al Hotel y ver que hacemos contigo.

Me bajo del bus donde íbamos y cruzo la carretera. Dos agentes de inmigración más. Igual de prepotentes y arrogantes que el otro.

-          Aquí tenemos un pasaporte ilegal. No creas nada de lo que dice. Sabía lo que estaba haciendo.

-          No estoy mintiendo e incluso estoy asustado porque me dice usted que ahora mi pasaporte está mal y no sé que me puede pasar.

-          ¿Estas asustado? jajajajaajja

-          Pueden pasárselo bien a mi costa pero no miento y estoy asustado.

-          ¿A dónde vas ahora?

-          Una actividad dentro de mi tour por Queen Elizabeth NP. Es un Community walk (visita a la comunidad).

-          ¿Community work? Tú con este pasaporte no puedes trabajar.

-          No es trabajo, es una visita a una comunidad. Nada más.

-          ¿Y que entiendes tu por trabajo?

-          Pues alguna actividad con contrato y salario, como mínimo (Recibo silencio como respuesta)

Tras unas llamadas en las que hablo con Peter, quedamos en ir el miércoles a la oficina de Inmigración para arreglar el asunto porque si no arreglo el pasaporte, no puedo salir del país.

Con dos belomes, sigo con el itinerario y en vez de ir a Kampala, como les dije a los de inmigración, me voy de viaje al sur durante tres días más.

Peter tiene una amiga en inmigración que me ha salvado del problema porque si no tenía que haber pagado más de 3600 dólares de multa (Si, así es)

Antes de hacer dos semanas aquí, le pregunté a Peter si mi visado estaba bien (era la primera vez que lo necesitaba) y el me comentó que si.

-          ¿Ves? Aquí pone VPLIMIT (Permiso de voluntariado)

Resulta que lo que ponía era: VP/IM/H. Lo que significa: Permiso Visado/1 Mes/ Vacaciones.

Será que Peter no ha recibido a más voluntarios aquí o que no conoce las leyes de su país o que por simple dejadez lo miró mal pero por ese mal asesoramiento pasé un momento un poco peliagudo y he estado a punto de meterme en un problema bastante gordo.

Otra experiencia. No me pasa más.

Enfocando(ME!)*

16-03-2012

Semana Especial: Visita de Hugo y Diego

Posted in Mi Vida en Uganda on marzo 13, 2012 by risketo

Los primeros amigos que vienen a visitarme. ¡OLÉ por esos valientes! Algunos de los componentes del Erasmus que se juntan en Uganda. Suena bien, ¿no? Este viaje traerá muchas entradas paralelas a este blog pero aquí va una pequeña historia de nuestro recorrido por el este y el sur del país.

Me encontré con los valientes a eso de las 22:45 en el Aeropuerto Internacional de Entebbe. Sam, Isa y yo fuimos a recogerlos. Charla, puesta al día, explicación de itinerario hasta que llegamos a Bombo Road, en Kampala, y un policía nos para:

  • Buenas Noches
  • Buenas Noches, repetimos todos.
  • ¿Carné de conducir?
  • Lo tengo en casa
  • ¿Pasaporte?
  • Lo tengo en casa
  • Se ha saltado usted un semáforo, no tiene identificación y ha desoído la llama de un agente de la autoridad.
  • No pensábamos que nos estaba usted llamando.
  • Le tengo que multar.
  • ¿Cuánto es?
  • 80.000 Shillings.

El pobre de Diego que tiene que poner 30.000 porque el resto de gente no llevábamos nada.

La mala noche para Diego solo acababa de comenzar. Después de un viaje nada cómodo, de tener que pagar un soborno, se dispone a dormir pero a Hugo le da por roncar como si no hubiera mañana. Los tres dormimos en la misma habitación y escucho a Diego hacer el típico ruido para callar a los que roncan (nik nik nik nik nik) y Hugo que parece que no lo escucha. Los nik nik nik nik, se mezclan con frases como Madre de Dios o sonidos como puffff. Tras unos minutos interminables, da con la tecla, le pone a Hugo la almohada en la espalda y se la quita cuando ronca, el ronquido para y se escucha un: Gracias a Dios, yo tengo que concentrarme para no soltar la carcajada que llevaba dentro.

Tras dormir menos de 6 horas, llegamos a Red Chilli para comenzar el viaje hacia Queen Elizabeth National Park. Por delante, un largo camino acompañados de tres noruegos, muy muy noruegos, lo que significa que sosos sosos sosos y una holandesa, bastante maja.

El viaje fue de lo más normal. Bastante largo, cansado en incomodo pero llegamos a RedChilli Safari Camp alrededor de las 17:00. Elegimos camas y nos vamos al bar a tomar unas cervezas.

La comida no andaba incluida pero eso con Diego y Hugo no supone un problema. Cogemos una navaja y abrimos embutido español en la misma y nos lo comemos con unas cervezas de acompañamiento.

Muy largo sería entrar en detalles de cada actividad que llevamos a cabo pero podemos decir que lo más destacable del paseo en coche por el Parque fue ver a dos leonas a punto de cazar a un pumba y tener hipopótamos a menos de 5 metros.

Diego, ¡Que te comen! 

El trekking con los chimpancés resultó matador. Se encuentran en una garganta de más de 500 metros de profundidad y, por lo visto, ese día estaban activos, así que tira para arriba, tira para abajo, cruza el río y atraviesa matorrales como si fueses un monaco más. Lo bueno de todo es que los vimos bastante tiempo y bastante cerca.

Es lo que tiene ver a tres españoles buenorros...

Al día siguiente, Lunes, fuimos a visitar a una comunidad de Mujeres que vive en Kagando (¡reíros coño!). Se trata de un grupo de mujeres que han sido maltratadas por sus maridos. Una ONG ha creado una cooperativa y el grupo nos dio la bienvenida con cantos y bailes. También contestamos e hicimos diferentes preguntas. La verdad es que resultó muy interesante.

 Con las Mujeres de Kagando

El mismo Lunes por la tarde nos montamos en un bote y recorrimos el Lago durante más de dos horas. En el bote pudimos ver multitud de elefantes, varios cocodrilos, varias especies de pájaros, búfalos, hipos etc. A la vuelta del bote, pasamos por la zona del parque donde se pueden ver cráteres volcánicos. La belleza del paisaje era impresionante, encima con la luz del atardecer acompañándonos.

 En el mirador de la Reina

Al día siguiente, salíamos hacia Lago Buynoyni, al sur del país pero no nos acostamos hasta que jugamos el desempate al UNO (jugamos todas las noches antes de ir a dormir) con la holandesa. Tristemente, como venganza por el mundial y a pesar de tratar (como buenos españoles) de hacer trampas, la holandesa ganó, hundiéndonos en la miseria durante…30 segundos, jejejeje.

El viaje de Kasese a Kabale lo dejo para otra entrada.

El Martes llegamos a Home of Eridisa en Kabale sobre las 18:00. Al día siguiente comenzábamos un itinerario en canoa por el conjunto de islas que conforman el lago. Pasamos una tarde genial en la terraza del Hostal. Primero jugando al UNO, luego disfrutando de una buena cena y luego conociendo a una pareja de americanos super majos, unas chicas canadienses super locas y a nuestra pareja de holandeses que nos acompañaba al Lago.

Nos teníamos que levantar a las 8 de la mañana pero entre las 5 cervezas de medio litro cada una y el chupito de vodka con Hugo, me acosté medio contento, levantándome con resaca considerable al día siguiente (quien te manda José)

La experiencia del Lago Bunyonyi resultó espectacular y matadora al mismo tiempo. Nos tiramos dos días cogiendo la canoa, llevándola nosotros (nuestros guias eran vagos no, lo siguiente) y entre trayecto y trayecto, ascensión a una isla para dormir en ella o, el último día, un trekking de más de ocho horas donde disfrutamos de unas vistas impresionantes y de una falta de energía preocupante para nuestra edad.

En la Canoa!

Con nuestros holandeses!

Al final del segundo día, Diego y Hugo se preguntaban porque habían venido a Uganda para sufrir, dolerle los brazos, estar quemados y nada descansados.

El mismo Jueves por la noche, cogemos un autobús nocturnor para Kampala (lo dejo para otra entrada). Llegamos a Kampala a las 6 de la mañana. Yo me fui a casa a hacer la colada y los valientes se fueron directos a hacer rafting a Jinja. La experiencia resultó genial por lo que me han comentado y podeis ver las fotos en el Facebook si quereis.

El viernes por la noche quedamos para cenar y salir un poco por Kampala. Despues de tanto movimiento, no aguantamos mucho pero sirvió para mostrarles como se las gastan algunas ugandesas, jejejeje.

El sábado, último día, resultó la jornada más tranquila. Llegué al Sheraton Kampala (Hotel donde se alojaron por un módico precio gracias a nuestra amiga María Luján) a eso de las 14:00 de la tarde. Disfrutamos de unos cocktails en el jardín del hotel con dos chicas que aparecen en la televisión de aquí sentadas en la mesa de al lado. (Al final, Diego se llevó la miradita eh!)

Después de las bebidas, les llevó a un mercadillo de souvenirs que conozco y de ahí a cenar a eso de las 18:00 de la tarde. Tras la cena, caminito hacia el Hotel donde me despido de los valientes a eso de las 20:30.

Sólo me queda añadir que fue una semana muy dura pero que la disfrutamos a tope. ¡Muchas gracias a esos valientes por venir!

Enfocando (ME!)*

13-03-2012

Mi Primera Boda (Ugandesa)

Posted in Mi Vida en Uganda on febrero 21, 2012 by risketo

Kale Ssebo/Kale Nnyabo

Viernes 23 Diciembre. Alrededor de las 14:00 de la tarde. Isabella y yo nos encontramos en Garden City. Me dispongo a dar el primer bocado a una hamburguesa después de casi dos meses, yo salivando, imaginando el sabor de las patatas con la carne, abro la boca, me acerco la hamburguesa, suenan cantos de ángeles en el Restaurante, todo listo, allá va, ¨José, que te llaman¨. Olvidaos del resto. Peter me llama.

¨Peter!, ¿Qué tal?

¨José, Tenéis una invitación para una Boda!¨

¨ ¿Si? Cuando?¨

¨Hoy, a las 15:00¨

¨ Peter, son las 14:00. Estamos en Garden City¨

¨ No pasa nada, en un rato os paso a buscar¨

¨Pero, la ro…¨ (quería decir la Ropa)

Teléfono colgado.

Isa, era Peter que tenemos una invitación para una Boda. ¨Pero míranos, que pintas llevamos!!¨ Lo sé, Lo sé, intenté decírselo pero…

Alrededor de las 15:00 Peter llega al Centro Comercial. Nos encaminamos hacia Munyonyo Resort en vaqueros, camiseta de Barrio Sésamo y Zapatillas polvorientas y rotas.

Ya habíamos estado en ese Hotel así que sabíamos lo elegante y pomposo que era. Encima, UNA BODA! Y nosotros así!

Nos encaminamos hacia el salón donde se está celebrando el banquete. Nos abre la puerta un hombre con traje negro. Luces, Música, mucha gente, toda bien vestida y yo que me quiero morir. Las miradas se cruzan y yo solo pienso ¨Seguro que andan diciendo, estos muzungus, no tienen respeto ninguno¨

El banquete continúa, bailes tradicionales, discursos de los familiares y un obispo que se levanta y COMIENZA A CANTAR! Miro a Peter, que me dice: ¨Aquí es muy famoso, ha sacado varios discos y todo¨. ¡Como movía el cuerpo el colega! ¡Derecho al infierno le mandaba yo!

Tiempo de servirse la comida que, por cierto, aquí primero te comes la tarta nupcial y luego pasas a la comida.

Con el plato en la mesa (Matooke, lentejas, patatas…), comienzan a pasearse los cámaras que cubren el evento. Yo rezando para que no enfocasen porque las imágenes aparecían en una pantalla gigante pero ya se sabe, cuando menos quieres una cosa… Así que aparecí durante unos segundos: ¨Si, soy muzungu, si, vengo de invitado, si, vengo en zapatillas. ¡Hala! ¡Un Obispo bailando!

Sobre las 21:00 Peter nos dice que nos marchemos, nos levantamos dándonos cuenta de la situación surrealista que acabábamos de vivir. Nos miramos, nos reímos.

Para contarlo, nos decimos. Y eso hice.

P.D Es una pena pero no llevábamos cámara.

Enfoca(TE!)*

21/02/2012

A Vosotros

Posted in Mi Vida en Uganda on noviembre 25, 2011 by risketo

Que desde el primer día me habéis recibido con sonrisas,

Que me habéis tratado con un hijo o hermano más,

Que os habéis desvivido por mi bienestar,

Que me habéis enseñado la hospitalidad de la gente de este país,

Que me habéis hecho compañía día tras día,

Que me habéis hecho reír y (casi) llorar,

Que me habéis demostrado que con poco, se tiene mucho,

Que me habéis dado siempre lo mejor aún a costa vuestra,

Que habéis brillado cuando la luz nos abandonaba,

A vosotros,

Mammy y Bosco,

Ahora que dejo vuestro hogar,

Mwebale por los meses que me habéis hecho pasar,

Nunca los olvidaré.

Cocinando

Enfoca(TE!)*

25-11-2011

 
 

No Power, No Life

Posted in Mi Vida en Uganda on noviembre 12, 2011 by risketo

Se consume la vela a medida que escribo y la habitación se va volviendo más y más oscura.

Como casi cada día, se ha ido la luz. No más música alrededor de casa. Incluso los perros dejaron de ladrar. La vida, paró de repente. No Power, No Life, dicen por aquí.

Sólo una fina esterilla me separa del frío suelo. Subí cinco escalones y me senté en la cocina que, al igual que el baño, se encuentra fuera de la casa.

Con mi familia Ugandesa

A mi izquierda se encuentra Uncle, con su mirada cansada, perdida, y su infinita gratitud hacia mi persona.

 Justo enfrente de él, se encuentra Bosco. (Un chico de 14 años que no necesita videoconsolas para pasarlo bien. Un chico que se emociona cuando le digo que si jugamos a las chapas) A pesar del ambiente lúgubre, puedo ver sueños en sus ojos, fantasía, puedo ver cómo vuela.

Justo enfrente mío, a dos pasos, se encuentra Mammy. Todo es atención en ella. Sentada al lado de la cocina de carbón, controla cada una de las cazuelas que hierben, preparando la cena de hoy.

Una habitación sin pintar, un suelo cubierto de esterillas, una vela y olor a té con jengibre.

Miro la vela, sigue consumiéndose, sigue oscureciéndose el ambiente.

La radio nos acompaña. No entiendo nada, sólo algunas palabras: Gadaffi (ya os contaré lo importante que era aquí), Democracy… pero lo disfruto. Disfruto el sonido del idioma, aunque sea desconocido.

Sigo con mi té y charlo con mi compañía. Les pregunto, me preguntan. Me enseñan nuevas palabras en lugandés, les enseño palabras en español y así pasamos el tiempo.

Es mentira eso de NO POWER, NO LIFE. Hay mucha vida tras la luz de las velas.

Enfoca(TE!)*

12-11-2011

 

24 horas al Sur del Ecuador

Posted in Mi Vida en Uganda on octubre 31, 2011 by risketo

Kale Seebo/Kale Nyeebo!

El día empezó según lo NO esperado (comienzo a pensar que en este país no puedes dar nada por sentado)

Había quedado con Peter a las 11:00 para ir a Masaka, a 150 km de la capital (sede de la mayoría de los proyectos de la organización) para recoger a Cyssy (se encuentra allí trabajando) y ver los proyectos de la Granja pero apareció a las 15:00 (me dio tiempo hasta echarme una pequeña siesta): el coche se estropeó y tuvo que pasar por el taller.

Por lo tanto, con cuatro horas de retraso según lo previsto, salimos hacia Masaka: Peter, Florence, Daniella y yo.

Las 17:00 de la tarde, justo en ese momento, pasé al lado Sur del Ecuador. Hay unas esculturas en la carretera avisándote de la noticia (espero pararme algún otro día para hacerme la foto de rigor).

A los 30 minutos de pasar el Ecuador, control del ejército. El militar que ve a un blanco y en vez de hablar con el conductor, habla conmigo: ¨Hola amigo mío, Cómo vas viendo Uganda?¨ Genial, le contesto. ¨Disfruta del país masungu!¨ (Blanco), Webale Seebo (Gracias), le digo.

A eso de las 17:45 llegamos a casa de los padres de Cyssy (Mujer de Peter), comienza a salir gente y yo a saludar sin parar durante más de 10 minutos. Entre los presentes, un cura y un obispo, amigos de la familia.

Vamos a recoger a Cyssy a las oficinas dónde está dando los cursos y a la vuelta, SORPRESA!

Oigo cantos y me extraño. Me digo a mi mismo: ¨No estarán oficiando una misa en el salón, no?¨. Pues sí amigos. En un salón pequeño, treinta personas en mitad de una misa.

Como ya sabéis, a mí la religión, sea cual sea, me da exactamente igual así que intento quedarme fuera de la casa (para ver todo desde la ventana y dejar a otras personas más interesadas un sitio dentro de la casa) pero Peter me invita a entrar. No se puede decir que no.

Resultó ser la comunión de una niña pequeña amiga de la familia. Cantos, versículos de la biblia, rezos…pero todo en idioma local. Yo observaba y he de decir que se me puso la piel de gallina cuando se fue la luz y siguieron oficiando la ceremonia con todo el salón lleno de velas. Las velas, las sombras, la gente cantando…No sé porque pero ese momento me sirvió para acordarme y pensar en todas aquéllas personas que echo de menos…

Yo me iba temiendo que antes o después iba a ser el centro de atención (cosa que odio porque me avergüenzo) pero iba pasando el tiempo y no pasaba nada que me concerniera hasta que y el padre de Cyssy pide la palabra y le ¨desea lo mejor al amigo de Peter, recién llegado desde España¨. (Traducción de Peter)

Todo el mundo mirándome. Yo asiento con la cabeza y digo un Webale (Gracias) que resultó ser poco más que un suspiro.

Tras esta primera impresión, llegó la fiesta post-misa. Cervezas y comida para todos. Yo comparto mesa en el patio con Peter, el cura y el Obispo. En un momento de múltiples preguntas sobre mi vida, hablamos de fútbol y el obispo (GRACIAS A DIOS!) me dice que es del Madrid! Aleluya! ¨Aquí todos son del Barcelona¨, le digo

Tras una cena más que abundante y una conversación interesante, tomamos el coche para ir de fiesta. Nos vamos a bailar a un club muy famoso de Masaka: Florence, su novio, Benjamin (Hermano de Cyssy) y yo.

Tras pagar 3 euros por estar en la Zona Vip de la discoteca, comenzamos a bailar sin parar, una música que resulta alegre, que hace que tu cuerpo se mueva. El Club muy elegante y lleno de gente.

Me apetece una cerveza y pago por ella un euro y treinta céntimos. Impensable en España eh! La fiesta aquí va a estar muuuuuy bien, pensé para mí.

Con ese pensamiento y la cerveza en la mano, se me acerca una chica y se pone, no a bailar conmigo, más bien a bailarme! No puedo describir su forma de bailar de otra forma que de escandalosamente provocativa.

Con la boca abierta de la impresión, intento seguir su ritmo. ¿De dónde eres? De España. UUUOOOO ME ENCANTA!!! (Fue su respuesta!) ¨Joder que fácil es ligar aquí¨, pienso…

Que iluso eres Jose.

¿Tienes algo de dinero para dejarme? Esa fue su pregunta a los 10 minutos. Yo que no sabía de qué iba eso, le doy largas y me piro. (Resulta que muchas chicas bailan con los chicos y luego les piden dinero o le intentan quitar la cartera mientras les distraen con sus mega bailes-que simples que somos los hombres eh!-)

Así que de ligar, NADA!

Tras más y más bailes, llega la hora de irse. Las 04:00 de la mañana. El Club casi vacío y a la salida, varias Bora-Bora esperando a sus clientes.

Las Bora-Bora son motos conducidas por chavales jóvenes que sirven de medio de transporte rápido y barato en esta parte de África. En la Bora-Bora he visto hasta dos adultos, un niño y el conductor…

Cojo una con Benjamin y nos dirigimos a casa.

Yo pensaba que dormiría en casa de los padres de Cyssy (Benjamin es su hermano) pero no. Tomamos otra dirección y acabamos en una zona llena de barro y sin nada de luz.

¨Bienvenido a mi casa. Es la número 71.¨

Las 4 de la mañana, yo con unas cervezas de más y me encuentro en una casa que me sorprendió por su austeridad, su humildad. Una parte central, con una manta separando la cama. Paredes sin pintar y suelo cubierto de papel. Sin Agua y sin luz (se fue).

Benjamin saca un colchón, me pone la manta y a dormir.

A las 17:00 de la tarde del domingo, vuelvo a la parte norte del Ecuador con muchas sensaciones en mi interior.

Webale Masaka!

Enfoca(TE!)*

31-10-2011

El Comandante Andrew o Cómo descubrí que Kafka era africano

Posted in Mi Vida en Uganda on octubre 20, 2011 by risketo

Estoy cansado, roto. El día ha sido largo e intenso, como todos los que llevo aquí pero no quería dejar de escribir lo que me ha ocurrido en el día de hoy, no quería perderme ningún detalle así que aquí estoy, con el portátil, dentro de mi mosquitera, escribiendo estas líneas.

La jornada estaba más que organizada. El día anterior, tras una conversación con Peter a la luz de las velas (la luz se suele ir todos los días en el barrio en el cual vivo) dónde tratamos la crisis del petróleo, el paradero de Gadafi o las prioridades de cooperación en España, se decidió el siguiente itinerario: Primero, nueva casa de Peter. Tras esto, iríamos al centro de Kampala a conseguir un móvil y chelines ugandeses. Después de todo ello, tour por la ciudad.

Tras la visita a la nueva casa de Peter, tomamos la carretera hacia el centro. Peter comienza a recibir llamadas, como siempre, pero tras una de ellas, dice: ¨Tenemos que ir a la comisaría central de Kampala¨.

Sin más explicaciones, nos dirigimos hacia allá con una tormenta impresionante como compañera que inundó la ciudad entera.

Al llegar a la comisaria, Peter me presenta a tres personas y me dice que son amigos con problemas y que él tiene un conocido en la policía y hará de contacto para poder ayudarles.

Tras una larga espera de más de 4 horas, entramos en el Despacho de Andrew, comandante de la Policía de Kampala y amigo de la infancia de Peter.

Suelo enmoquetado, uniforme policial y trajes de gala para los acompañantes.

Entenderéis como me sentí cuando me veo dentro del inmenso despacho, con unas zapatillas manchadas, unos pantalones vaqueros cagados y una camiseta de barrio sésamo.

El amigo de Peter comienza a explicar su problema: Le compró la casa a unas personas, dándoles todo el dinero en mano. Ahora esas personas dicen que no hay dinero y que quieren su casa y la noche anterior, fueron con la policía y esta les echó de casa.

El amigo comienza a mostrar las pruebas de todo lo dicho y el comandante empieza a hacer llamadas y a decir a X gente que vaya a su despacho INMEDIATLY!

En cuestión de 15 minutos, me vi dentro del camarote de los hermanos marx. El comandante, Peter, sus tres amigos, un oficial, un policía de la zona y las personas que querían recuperar su casa acompañados de su abogado. También estaba yo.

En ese momento, los recién llegados empiezan a exponer sus ideas, ante la atenta mirada del comandante. El abogado de las personas que querían recuperar su casa que me mira y me dice: ¨Entré en la casa y vi en la entrada a una persona sentada como este caballero (por mí, claro) y sentí miedo! Y yo pensando: ¿Pero tan mal me siento?.

Tras unos minutos que se me hicieron eternos, Peter me hace señales para que nos vayamos. Sigilosamente, me levanto para irme sin llamar la atención pero para mi sorpresa es el propio comandante quien interrumpiendo a todos dice: ¨JOSE, QUE DISFRUTES UGANDA! UN PLACER!¨

En la entrada de la comisaria, Peter me da las gracias por acompañarle y las gracias se las doy yo a él porque gracias a Peter, tengo una nueva anécdota que contar y gracias a él, he aprendido un poquito más sobre la gente de este país.

Si Kafka levantase la cabeza…

Enfoca(Te!)*

19-10-2011

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.