Kampala Road!

Kale Seebo/Kale Nyeebo!

Sábado 12 Noviembre. 09:40 de la mañana de un día precioso, con un sol radiante. Tras unas semanas donde siempre que me movía lo hacía en el coche de Peter (Hay que reconocer que parecía mi chófer), me dispongo a moverme solo por Kampala (y Alrededores) y he de admitir que lo hago un poco nervioso. Kampala y su transporte resultan bastante caóticos.

Quedo a las 11:00 en la entrada principal del Golf Course Hotel con Yvonne. El plan es moverse desde allí al Lago Victoria.

Hay dos maneras de moverse en la ciudad. Una de ellas es el Taxi (son como nuestros autobuses pero mucho más pequeños) y las Boda-Boda (ya os hablé de ellas).

Con unos 10 kilómetros que recorrer desde Maganjo (A las afueras de Kampala) hasta el Hotel, tengo que utilizar las dos modalidades. Taxi hasta Kampala Road y después, Boda-Boda hasta el Hotel.

Aquí no hay información en las paradas de los taxis (no hay paradas al uso) ni existe ningún tipo de letrero en el taxi que te indique hacia dónde va, así que me limito a esperar (durante 20 minutos) a que pare un taxi vacío y diga: Kampala Road!

En los taxis hay dos personas: La primera de ellas, la más importante, es el conductor (sin él, no nos movemos). Pero existe otra persona no menos importante: la persona que se dedica a abrir la puerta del taxi, gritar hacia dónde va y cobrar a los pasajeros.

A las 10:00 me subo al taxi y a los dos minutos me pregunta la persona que abre la puerta: ¿Es la primera vez que lo usas? Y digo: ¨Si¨. Inmediatamente, me responde: ¨Claro, normalmente Peter viene a buscarte¨ Sonrío y recuerdo que es un familiar de Peter, Alex. Los nervios iniciales se relajan.

El trayecto lo disfruto, como disfruto cada viaje en coche, pero he de admitir que resulta un poco ¨movido¨. Al igual que nuestros autobuses, estos taxis no siempre van por las principales calles o carreteras pero, a diferencia de nuestras ciudades, no todas las calles de Kampala están asfaltadas así que nos movemos por caminos con baches e inmensos charcos.

Llego a Kampala Road y me dispongo a pagar. El familiar de Peter lo hace por mí y me acompaña hasta la parada de las Boda-Boda para conseguir alguna de confianza.

Me despido de él y tomamos dirección hacia el Hotel. Trayecto de 5 minutos entre la zona internacional de la ciudad (Oficinas de Naciones Unidas, Hoteles, Embajadas…)

Al llegar al Hotel, pregunta obligada: ¨¿Cuánto es?¨, ¨20.000 chelines¨ me contesta el conductor. Sabes que eso es demasiado, le digo. Entiende que tengo que pagar la gasolina. Aun así es demasiado. Soy un muzungu pero no soy rico. No tengo 20.000

Tras un pequeño regateo, le rebajo la cifra hasta 8.000 sabiendo que me está cobrando de más por ser blanco.

Espero a Yvonne durante 20 minutos (visto como es el transporte aquí, es imposible llegar puntual a ningún sitio) y uso ese tiempo para leer mi guía de África del Este y charlar con varios conductores de Boda-Boda que me preguntan si subo, les digo que no y en vez de irse, me dan conversación (no está mal).

Comienza a llover y decidimos cambiar los planes. No hay Playa. Vamos al City Garden Hall. Un inmenso centro comercial donde podemos resguardarnos de la lluvia.

No ha parado de llover en todo el día así que hemos estado el día entero en el Centro Comercial. Charlando, comiendo, riendo…

A las 16:45 deja de llover y nos disponemos a partir hacia casa (me aconsejaron que no volviera solo a casa de noche, que es un poco peligroso).

Comenzamos a andar por una ciudad llena de agua, barro y gente. No experimentas el caos de Kampala hasta que no la caminas.

Tenemos que ir hasta la estación de taxis de la ciudad que no es otra cosa que un inmenso descampado (hoy lleno de barro) dónde cientos de taxis esperan a completar sus asientos para salir hacia sus destinos.

A las 17:30 me monto en el taxi de vuelta con la sensación de que es fácil moverse por Kampala una vez que sabes cómo, que existe un orden dentro del aparente caos.

Me siento independiente. Ya puedo moverme dónde quiera y cuando quiera sin tener que molestar a nadie.

Enfoca(TE!)*

12-11-2011

Agradecimientos: A Yvonne por su paciencia y ayuda a la hora de acompañarme por esta ciudad caótica. Sin ella, habría tardado el doble en encontrar la Estación de Taxis.

Una respuesta to “Kampala Road!”

  1. Entrada absolutamente genial, así vamos conociendo la vida en Uganda de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: